Ser positivo

¿Estás en una fase en la que te encuentras completamente perdido? No te preocupes, la vida está llena de etapas, buenas y malas. Sin las malas nadie apreciaría las buenas, así que las primeras son necesarias. No estás solo ante este proceso. Y aquí te ayudaré a ser positivo, para que incluso a los malos ratos, sepas sacarles algo bueno.

Por dónde empezar para ser positivo

En primer lugar, debes aprender de tus errores y analizar tus fracasos. No para recordar lo negativo, sino para saber dónde no debes volver a equivocarte la próxima vez o dónde tener especial cuidado. Eso es ser positivo, saber afrontar las cosas desde la raíz.

ser-positivo-pensar-actuar-pixabay

Para ser positivo debes pensar en positivo. ¿Has oído alguna vez comentar que, lo bueno atrae lo bueno, y lo malo atrae lo malo? Pues es bien cierto, que lo sepas.

¿Si estás siempre enfadado y negativo, cómo crees que reaccionarán los que están a tu lado? Pues es muy simple, unos huirán de tu lado, los que deban quedarse por obligación estarán resignados y desmotivados.

Esto ocurre en todos los ámbitos, familiar, laboral, entre amigos… La bola termina haciéndose grande y terminan por etiquetarte, el amargado, el cascarrabias, el borde, el desconsiderado… hay un montón de adjetivos que no nos gustan para nosotros, ¿no?

Ser responsable de tus actos y ser positivo

Si te dedicas a despreocuparte de tus actos, entras en un círculo vicioso difícil de salir. Pero puedes escapar de ello, no hay nada imposible.

Debes centrarte en lo que realmente quieres conseguir y de qué manera. Deja tu orgullo y empieza por aprender a disculparte cuando sea necesario. Para ser positivo debes hacer limpieza de lo negativo.

Desde luego no esperes milagros desde el minuto cero, todo tiene un proceso. Así que no te pongas nervioso y no tengas prisa, todo llega a su debido momento. Ahora empieza a ser positivo y aprende a ser paciente.

Ser constante

Para ser positivo este paso es muy importante. No vale con ir de guay un día y volver a ser Cruella de Vil al día siguiente. Esto desestabiliza a cualquiera y no ofreces confianza.

Debes ser constante, cada día y en todos tus actos. Puede resultar algo complicado al principio, pero lo conseguirás. Ser positivo es una cuestión de actitud y constancia. Debes educar esa parte y meditar las cosas antes de arrojar lo primero que te viene en mente.

ser-positivo-pensar-meditar-pixabay

Ser impulsivo puede ser bueno en el momento oportuno, pero no cuando hablamos de responsabilidad. En ese caso es preferible meditar para no sucumbir en errores.

Razonar para ser positivo

El razonamiento se aplica desde hace siglos por los filósofos. Esto ayuda a entender el porqué de las cosas. Sin el razonamiento no habríamos llegado a donde estamos y seguiríamos comportándonos como primitivos, ¿estamos de acuerdo verdad?

El quedarnos dormidos en lugar de despertar a tiempo y desayunar tranquilamente, seguido de una estupenda ducha, debe hacernos valorar lo mucho que nos gusta estar relajados. Aunque sea para ir a trabajar. Eso es ser positivo. Digo trabajar porque, andamos como locos a ver si nos toca una lotería para dejar de hacerlo… Pero en lugar del trabajo habrá personas que deban ir a cuidar una suegra cascarrabias, por ejemplo.

ser-positivo-pensar-pixabay

Y hablando de personas mayores, quien se dedica a cuidar de ellos, deben sentirse agradecidos de estar en mejores condiciones que ellas. No hay mayor positivismo que una persona mayor sonriendo y dando ánimos, aún sabiendo que morirá en cualquier momento. Esas personas son un gran ejemplo a seguir para ser positivo.

Obviamente no disponemos de una barita mágica para saber elegir la decisión correcta. Ni tampoco podemos retroceder en el tiempo para deshacer lo que hemos hecho mal. Ya nos gustaría, verdad. Lo que quieres es ser positivo y también realista.

Así que vamos a meditar todos los pros y los contras antes de tomar decisiones. Cada uno necesita su tiempo. Recordemos lo de no ser impulsivo.

Ser positivo ante los contratiempos

Te levantas una mañana y te das cuenta de que tu despertador no ha sonado. Pegas un brinco de la cama y terminas de vestirte en el ascensor. Pierdes el bus o el metro y llegas tarde al trabajo o a una cita. En se momento lo de ser positivo crees que se va al garete. Déjame decirte que no es así. No permitas que el despertador coja las riendas de tu día.

Por el tema trabajo, bueno, si son benévolos en tu empresa lo pasarán por alto o como mucho te pondrán una falta. No obstante, si sabes que vas a llegar tarde, lo primero que debes hacer es llamar por teléfono y avisar. Tu actitud ante tu responsabilidad debe hacerse notar.

ser-positivo-llegar-tarde-estres-pixabay

En un futuro procura que no se repita. Recuerda que ser positivo, es saber estar a la altura de las adversidades. Siempre puedes tener un segundo despertador por si acaso temes que vuelva a ocurrir. Éste ponlo que suene cinco minutos más tarde que el primero. Su suenan ambos a la vez, estresarás a tus vecinos, si los tienes claro.

Asimilar la frustración para ser positivo

Ante esta situación, muchas personas sentirían frustración. Lo primero que les viene en la cabeza es el despertador estampado contra la pared. Sin embargo, hoy en día, nuestro despertador va incluido en nuestro teléfono móvil. Y éste no lo podemos estampar, verdad. Quedaríamos incomunicados. Tontos no somos.

Os vamos a decir una cosa, cada día dependemos más de un artilugio para que lo haga todo. Eso es realmente cómodo, ya que con teléfono hacemos pagos, transferencias, leemos el correo, controlamos la domótica del hogar… es realmente genial.

Pero ser positivo, es estar preparado ante posibles fallos tecnológicos y saber afrontarlos. Ser positivo es saber hasta dónde debemos confiar de algo o alguien. Eso, además de ser positivo es también ser realista. El tener un despertador extra, para el ejemplo de hoy, te vendrá de lujo y te dará tranquilidad.

ser-positivo-ser-alegra-pixabay

Ser positivo es asumir lo ocurrido y buscar la razón de lo ocurrido. Pero déjalo para después del trabajo o para el descanso. Asegúrate de tener el despertador activado, porque de ser así, es posible que tu teléfono móvil vuelva a repetirlo por un problema interno. Y eso podría dar lugar a otro tipo de complicaciones.

 

Ser positivo es el mejor reto que se pueda llevar a cabo. Ser positivo te ayuda a desarrollar todo lo que te propongas con constancia y perseverancia.

Somos muy conscientes que ser positivo ante ciertas adversidades, no va a solucionar casos como algunas enfermedades o pérdidas. Sin embargo, ser positivo nos ayudará a asimilar la situación de una manera menos traumática. Siempre debe haber un motivo que nos aliente a serlo.

Te animo a poner en práctica desde hoy, esa actitud positiva que te puede llegar a cambiar la vida a mejor.

Difunde este post si te gusta :
Sobre Silvia Yeste 28 Artículos
Redactora de Contenidos - SEO - Wordpress - HTML

1 Comentario

  1. Por curioso que resulte, ser positivo es un trabajo dificil. Son excelentes consejos, felicidades por tu artículo 🙂

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*